las alergias a los perros

Desde Barcelona y Tarragona, nos han llegado muchas consultas pidiéndonos remedios para combatir estas alergias que tan bien conocemos en las residencias caninas, por eso en las siguientes líneas recopilamos los mejores consejos para tratar de mantener la alergia a los perros a raya, en la medida de lo posible.
Muchas veces no lo sabemos hasta que es demasiado tarde. Las alergias a los perros no se suelen manifestar por el simple contacto esporádico, salvo en casos muy severos; sin embargo en cuanto empieza la convivencia, los primeros síntomas se ponen de manifiesto.
Picor e irritación en ojos y mucosas, que pueden desencadenar una rinitis o incluso asma si no se toman medidas. En algunos casos la alergia a los perros provoca enrojecimiento, hinchazón y rubor de la piel en distintos lugares. Cada persona presenta unos síntomas diferentes y por eso los tratamientos varían de unos a otros. Lo que debería ser común a todos es acudir a un médico alergólogo que establezca las pautas a seguir, y nunca auto-medicarse.
Los trabajadores de las residencias de animales están acostumbrados a explicar que, al contrario de lo que mucha gente cree, las alergias a los perros no se producen como reacción al entrar en contacto con su pelo, sino debido a una proteína, denominada CANF1.
Dicha proteína se encuentra en las glándulas sebáceas de nuestro can, en su saliva y en su piel. A veces puede ocurrir que el elemento causante de la alergia es el polen que se acumula entre su pelo o la misma caspa del perro.
Existen algunas soluciones que podemos probar para paliar los efectos adversos de la alergia a los perros. Entre ellas estaría la limpieza periódica del perro: baño semanal y cepillado de pelo diario y la limpieza exhaustiva de la casa, prestando especial atención a los muebles y juguetes de nuestra mascota.
Otras medidas de apoyo que suelen dar buenos resultados son el mantener al animal fuera del dormitorio y no permitirle el acceso a esta habitación, y el sustituir las alfombras y la moqueta de la casa, si la hubiese, por un tipo de suelo que no recoja tantos residuos y que se pueda limpiar más frecuentemente y en profundidad.
Si ninguna de estas medidas soluciona el problema y la salud del alérgico se resiente, impidiéndole llevar una vida normal, es aconsejable ponerse en contacto con alguna guardería canina o alguna asociación especializada en perros, así como con nuestros amigos y contactos, para comenzar un proceso de adopción por parte de una nueva familia de acogida.

1 comentario. Dejanos tu comentario. GRACIAS!

Deja tu comentario

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información