(+34) 93 779 03 11 info@fontfreda.net

La convivencia entre perros y gatos

Garfield y Odie, Héctor y Silvestre… los gatos y perros televisivos que conviven juntos son uno de los peores ejemplos para todo el que se plantea incorporar un nuevo miembro a la familia si ya tenemos perro o gato y queremos traer un nuevo amiguito que no es de la misma especie.

Pero, ¿qué hay de cierto en este odio entre perros y gatos? Parece claro que son enemigos íntimos, polos opuestos que no se pueden ni ver. Las cualidades que atribuimos a los primeros: la nobleza, la compañía, la naturalidad, parecen las opuestas de las de los otros: independencia, máxima higiene, poco sociables…

Sin embargo, todos los que tenemos la suerte de tener alguno de ellos en casa sabemos que las generalidades suelen ser poco precisas. Hay perros muy limpios, hay gatos muy sociables, hay perros independientes y gatos que salen a pasear con sus dueños.

Todo esto quiere decir que aunque estemos cansados de escuchar hasta la saciedad que perros y gatos no pueden convivir juntos, la realidad es que no seríamos los primeros ni los últimos en vivir con ejemplares de ambas especies bajo el mismo techo.

La clave es la educación y el respeto y establecer estas reglas está en nuestra mano. Aunque como nos dicen los responsables de varias residencias de animales, también es verdad que el carácter de ambos es una variable que se debe tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de incorporar un nuevo miembro a la familia.

Si ya lo has decidido, debes asegurarte de que cada uno tenga su espacio y su tiempo. Es tu obligación garantizar a cada uno de ellos su sitio en la casa, su agua y su comida, cada uno la suya (porque no tienen las mismas necesidades alimenticias).

Expertos de residencias caninas y felinas en Barcelona nos confirman la importancia del tiempo que pasamos con cada uno de ellos así como de los premios. No debemos, en ningún caso, disminuir la atención que prestábamos al animal con más antigüedad en la casa, ya que correríamos el riesgo de crearle una influencia negativa sobre la llegada del otro. Premiar su actitud positiva y su interacción pacífica con el nuevo miembro constituirá un refuerzo positivo que te dará muy buenos resultados.

Fontfreda, residencia canina y felina en Barcelona.