(+34) 93 779 03 11 info@fontfreda.net
Perro come calcetín

Perro come calcetín

perro calcetinHabitualmente los perros nos sorprenden y nos obligan a saber reaccionar ante situaciones de todo tipo, como cuando se comen un calcetín, algo bastante habitual y uno de los sustos que nuestro can puede darnos. En las siguientes líneas explicaremos paso por paso qué hacer si nuestro perro se ha tragado un calcetín.

Pero antes de seguir, para evitar males mayores hay dos puntos a tener en cuenta, el primero es el adiestramiento. Un perro bien adiestrado sabe lo que tiene que hacer y lo que no. La educación es importante, también para garantizar la seguridad de nuestras mascotas.

El otro aspecto es el orden de la casa. Los perros son como niños pequeños, sienten curiosidad por todo y por eso se acercan a inspeccionar todas aquellas cosas que les llaman la atención. Un calcetín tirado por el suelo puede convertirse en un objeto sumamente interesante para nuestra mascota, por eso hay que guardarlo en un sitio apropiado, para evitar que lo encuentre antes que nosotros.

Si el perro se ha comido el calcetín antes de que pudiéramos tomar medidas, pueden darse dos casos. El primero es que nos demos cuenta porque observamos algo extraño en él, entonces debemos acudir inmediatamente al veterinario para que proceda al tratamiento más indicado.

Si el calcetín ha llegado ya al intestino puede ser necesario practicarle una endoscopia, una intervención que se realiza de manera bastante habitual y que no debe preocuparnos, ya que siempre se lleva a cabo en condiciones de seguridad.

Lo más habitual, sin embargo, es que el perro consiga eliminar el calcetín a través de las heces o los vómitos. De forma natural, nuestro can se deshace del problema y a nosotros sólo nos queda observarlo durante unos días para asegurarnos de que todo va bien.

De todas formas, insistimos en que lo más importante es la prevención, así que está en nuestra mano poner los medios a nuestro alcance para evitar que se produzcan situaciones que pongan en riesgo la salud de nuestro animal, porque lo que hoy es un calcetín mañana puede ser un objeto con aristas o un medicamento

casting para perros

Los perros pequeños de Barcelona están de enhorabuena. Y también los de Madrid, los de Tarragona, los de Valencia, Cuenca, Zaragoza, Valladolid… Royal Canin busca al perrito más encantador de España para protagonizar la portada de su revista.
Si tienes un perrito pequeño tienes que coger la cámara de fotos y hacerle una sesión digna de un cásting para perros. Hazle un primer plano que resalte su hocico o tómale una instantánea mientras corretea por un jardín persiguiendo… ¿qué es lo que persigue exactamente? Nunca te queda claro… Llévale a una de las estupendas playas de Barcelona y déjalo ser él mismo mientras juega con las olas que se acercan a la orilla. No pierdas ni un momento, cualquier detalle es bueno para reflejar el carácter de tu mascota.
Cuando tengas unas cuantas fotos buenas, tómate tu tiempo, elije la mejor y entra en la página de Royal Canin. Ten en cuenta que sólo está permitido enviar una foto por perro, así que tienes que estar seguro de tu elección.
Una vez en la web de esta marca de comida para perros deberás introducir tus datos personales y los de tu mascota. Antes de seguir adelante puedes echarles un vistazo a tus competidores.
La noticia ha calado entre los amantes de los perros y los afortunados dueños de uno de estos amiguitos con cuatro patas, por eso la web de Royal Canin ya está repleta de fotografías, cada una con su historia o comentario particular.
Y es que, además de los datos y la fotografía, te dan la oportunidad de que cuentes algo que hace a tu perro especial y diferente al resto. Puedes contarnos su historia, cómo os conocisteis, qué es lo que más le gusta o lo que mejor sabe hacer. Mucha gente también ha hablado de lo bien que se porta o ha contado alguna anécdota divertida.
Si tu perrito resulta elegido ganador serás el afortunado que reciba un año de alimentación gratis especial para perros pequeños, además del orgulloso dueño de un perrito de portada ¡Mucha suerte a todos!

Elegir el nombre de tu perro

Elegir el nombre de tu perro es un paso importante en vuestra relación, que tendrá consecuencias en su aprendizaje y comportamiento futuros. Los perros atienden a la llamada de su nombre y por eso en las guarderías para perros, los adiestradores más experimentados de Barcelona nos recomiendan seleccionar nombres que contengan una sílaba o dos a lo sumo.
Los nombres más largos no son prácticos, hacen más difícil al perro reaccionar ante una orden y además le pueden llevar a error si no entiende bien lo que le intentamos decir. No podemos olvidar que el can responde ante un sonido, no ante un significado. Es él el que elabora, a través del entrenamiento y aprendizaje, los significados que encierran nuestras llamadas y tonos.
Cuando queremos ponerle nombre a nuestro perro hay que considerar también su edad y experiencia como un factor a valorar. Si nuestra mascota es un cachorrito recién nacido podemos elegir prácticamente cualquier nombre que queramos. Pero si nuestro perro ya cuenta con una edad y ha tenido algún otro dueño, esto es, si ya tenía nombre antes de llegar a nosotros, no es recomendable cambiárselo.
Los responsables de una residencia canina de Barcelona nos hablan de casos de mal comportamiento de perros a los que se ha cambiado el nombre en alguna ocasión a lo largo de su vida.
Este hecho, nos dicen, incide directamente en su respuesta ante nuestras llamadas e instrucciones, que a veces pasan inadvertidas para el animal, que ha olvidado que ahora se le llama de otra forma diferente y no reacciona cuando oye su nuevo nombre.
Puede interpretarse como rebeldía o un carácter difícil, hay personas que lo achacan a una falta de adaptación, cuando en realidad se trata de una situación que han creado ellos y que les perjudica tanto como al animal. De hecho, la falta de reacción del can ante las peticiones de sus dueños genera frustraciones en estos últimos, que el perro puede interpretar erróneamente haciéndole presentir que algo no va bien.

Efectos secundarios de las vacunas a los perros

Vacunar a nuestro perro es vital y aún más en el caso de los cachorros, que por su corta edad se encuentran aún más expuestos a enfermedades y contagios. Sin embargo, tal y como nos han informado desde algunas residencias caninas, puede ocurrir que las vacunas les origine una serie de efectos adversos que explicaremos a continuación.
Es importante conocer qué puede pasarle a nuestra mascota para saber diferenciar lo que es normal, o está dentro de los límites de lo habitual, de lo que no lo es. En estos segundos casos no hay que dudar ni un momento el acudir a un veterinario para escuchar su diagnóstico y poner remedio.
La consecuencia más habitual de las vacunas es que su efecto induzca en el perro un estado en el que se sienta más cansado, adormilado y se le perciba un poco distante, como si no tuviese ganas de tener contacto. Cuando esto sucede, hay que dejarle tranquilo hasta que su actitud nos informe de su recuperación.
Un poco más preocupante es el caso de la fiebre que se puede presentar en algunos perritos tras administrarle alguna vacuna. No hay que asustarse ya que entra dentro de lo esperado, sin embargo, si esta fiebre no remitiese convendría llamar a un especialista para que valorase la posibilidad de administrarle algún tipo de medicación.
Puede suceder que tras el pinchazo se produzca una reacción alérgica. Por desgracia, en muchas guarderías para perros constatan este hecho, que ocasiona un abultamiento de la piel en forma de quiste como consecuencia de un movimiento brusco por parte del animal durante la vacunación, o porque el perro sea alérgico a alguno de los componentes de la vacuna.
En este caso nos interesa tomar nota del nombre y marca de la vacuna porque podría ser esta última la que no es tolerada por nuestro can. Si es así, debemos procurar que en el futuro no se vuelva a utilizar con él.
La alergia comentada podría ocasionar, en casos más extremos, la aparición de zonas enrojecidas y un poco abultadas por todo el cuerpo o la fiebre. Incluso pueden darse ambos síntomas al mismo tiempo. Si esto sucede, habría que proceder acudiendo al veterinario para que éste realice un examen a nuestro perro y le aplique el tratamiento oportuno.

Vacunar a nuestro perro es vital y aún más en el caso de los cachorros, que por su corta edad se encuentran aún más expuestos a enfermedades y contagios. Sin embargo, tal y como nos han informado desde algunas residencias caninas, puede ocurrir que las vacunas les origine una serie de efectos adversos que explicaremos a continuación.
Es importante conocer qué puede pasarle a nuestra mascota para saber diferenciar lo que es normal, o está dentro de los límites de lo habitual, de lo que no lo es. En estos segundos casos no hay que dudar ni un momento el acudir a un veterinario para escuchar su diagnóstico y poner remedio.
La consecuencia más habitual de las vacunas es que su efecto induzca en el perro un estado en el que se sienta más cansado, adormilado y se le perciba un poco distante, como si no tuviese ganas de tener contacto. Cuando esto sucede, hay que dejarle tranquilo hasta que su actitud nos informe de su recuperación.
Un poco más preocupante es el caso de la fiebre que se puede presentar en algunos perritos tras administrarle alguna vacuna. No hay que asustarse ya que entra dentro de lo esperado, sin embargo, si esta fiebre no remitiese convendría llamar a un especialista para que valorase la posibilidad de administrarle algún tipo de medicación.
Puede suceder que tras el pinchazo se produzca una reacción alérgica. Por desgracia, en muchas guarderías para perros constatan este hecho, que ocasiona un abultamiento de la piel en forma de quiste como consecuencia de un movimiento brusco por parte del animal durante la vacunación, o porque el perro sea alérgico a alguno de los componentes de la vacuna.
En este caso nos interesa tomar nota del nombre y marca de la vacuna porque podría ser esta última la que no es tolerada por nuestro can. Si es así, debemos procurar que en el futuro no se vuelva a utilizar con él.
La alergia comentada podría ocasionar, en casos más extremos, la aparición de zonas enrojecidas y un poco abultadas por todo el cuerpo o la fiebre. Incluso pueden darse ambos síntomas al mismo tiempo. Si esto sucede, habría que proceder acudiendo al veterinario para que éste realice un examen a nuestro perro y le aplique el tratamiento oportuno.

Perros que se parecen a sus dueños

¿parecidos razonables?¿Los perros se parecen a sus dueños? Es verdad, pero el motivo no es el que se creía de manera más extendida. Mucha gente pensaba que era la convivencia la que causaba el parecido cada vez mayor entre los canes y sus dueños. Un vistazo por las calles de Barcelona basta para descubrir toda clase de razas de perro paseando junto a un humano que en la mayoría de los casos tiene algo en común con él.
Sin embargo, estudios realizados en San Diego (Estados Unidos) por miembros de la Universidad de California, demuestran que el parecido no es el resultado del paso del tiempo ni de compartir experiencias juntos, sino que comienza antes del inicio de la relación, concretamente cuando la persona elige la raza de perro que quiere tener.
Cuarenta y cinco perros, 23 de pura raza y 22 mestizos fueron separados de sus dueños y fotografiados, para posteriormente ser identificados por un grupo de jueces que no tenían nada que ver con el mundo del perro en particular: ni eran trabajadores de residencias caninas, ni de guarderías de animales, ni veterinarios, ni adiestradores.
Un total de dieciséis perros de pura raza fueron correctamente identificados y relacionaros con sus dueños, mientras que en caso de los perros mestizos los jueces no fueron capaces de encontrar ningún nexo de unión entre las parejas.
La conclusión del estudio, dada esta circunstancia, dejó a la vista que es una realidad el que los dueños eligen a su perro teniendo en cuenta características físicas que valoran y rasgos de personalidad que encuentran similares a los de su propio carácter. Es pues una búsqueda voluntaria y no un fruto de la casualidad.
Estos resultados echan por tierra las teorías que sugerían lo contrario, basándose probablemente en otra experiencia científica que tuvo lugar en el año 1987 y que acabó concluyendo que los parecidos físicos y de carácter entre los dos miembros de un matrimonio eran consecuencia de la convivencia a través del paso de los años.