(+34) 93 779 03 11 info@fontfreda.net

Qué hacer cuando se pierde tu mascota

¿Sabríamos cómo actuar en el caso de perder nuestra mascota?

Ya que más vale prevenir que curar, y es verdad que muchas veces no estamos preparados para afrontar una situación así y que además te coge con un estado de ánimo de total confusión,  haremos un repaso de los pasos a seguir.

Lo que hay que tener claro es que lo primero que debe hacerse es notificar la desaparición a las Autoridades, por eso hay que poner el hecho en conocimiento de la Policía Local. A continuación llamar a Protección Civil, protectoras de animales de la zona y alrededores y perreras. Puede ser que si alguien lo encuentra lo lleve a alguno de estos sitios o informe mediante una llamada telefónica de que se ha visto un perro suelto.

Preparar carteles y pegarlos por el área donde se escapó y donde vivimos es otra buena idea. En ellos se debe recoger la información básica: descripción completa, teléfono para contactar con el dueño y, lo más importante, una fotografía del animal que facilite su identificación. Estos datos pueden colgarse en internet y, si se quiere, también en algún periódico local en la sección adecuada.

Por supuesto, no puede faltar nuestra búsqueda, acudiendo a los lugares que conoce el perro, los que más le gustan y las zonas que rodeen el lugar donde desapareció y la casa donde vivís.

Al principio de este artículo subrayábamos la importancia de prevenir, así que terminaremos de la misma forma. El mejor consejo es que no falte un teléfono de contacto en el collar del perro y que se ponga el microchip, que aunque en muchos sitios es obligatorio por ley, debe serlo pero por el bien del animal.

 

Limpiar los oídos a tu gato

En Barcelona, las clínicas veterinarias visitadas, así como las residencias para gatos y guarderías felinas acusan la falta de limpieza de los oídos de estos animales como una de las mayores causas de enfermedades que se podrían evitar.
Sabemos que la limpieza de esta zona es difícil y que no es agradable para nuestro minino, pero hay que hacerlo. La razón es muy simple, en sus oídos pueden aparecer infecciones causadas por los ácaros del oído, hongos, bacterias y también alergias. En ocasiones pueden exceder el interior del pabellón auditivo y presentarse en la punta de las orejas, como ocurre con algunas infecciones por hongos.
Es primordial que el proceso sea percibido como rutinario por parte del gato, por eso habrá que examinar sus oídos todas las semanas. Por supuesto si se empieza en torno a las ocho semanas, cuando el gato es aún jovencito, resultará mucho más sencillo acostumbrarle, pero nada es imposible y con mucha paciencia y la ayuda de premios, podéis conseguirlo.
En las residencias felinas nos aconsejan que no tratemos de hacerlo después de un baño o nada más cortarle las uñas, ya que el gato está estresado y no es buen momento. Es mejor esperar a ver cuándo el gato está feliz y se encuentra a gusto.
Cuando decidamos que es el momento sujetaremos con suavidad la oreja del gato con dos dedos, pulgar e índice, mientras con la otra mano le calmamos y mantenemos en el lugar. Con esos dos dedos iremos enrollando la oreja poco a poco para ir viendo el interior.
Las secreciones o cera en color amarillo o más tostado son normales, pero si observamos tonos rojos, negros o que delaten la presencia de pus (por tanto de una infección), como son el amarillo o el verde, deberemos consultar con su veterinario.
Las secreciones normales pueden ser retiradas con discos de algodón o almohadillas especiales para gatos. Si vemos que hay mucha cantidad de cera o de residuos podemos utilizar algún tipo de líquido limpiador específico, de los que vienen en formato de gotas, masajeando posteriormente la base de la oreja durante algunos segundos. A continuación podremos proceder a retirar con el disco de algodón.
No hay más misterio y como prevenir es curar, lo mejor es empezar cuanto antes.

casting para perros

Los perros pequeños de Barcelona están de enhorabuena. Y también los de Madrid, los de Tarragona, los de Valencia, Cuenca, Zaragoza, Valladolid… Royal Canin busca al perrito más encantador de España para protagonizar la portada de su revista.
Si tienes un perrito pequeño tienes que coger la cámara de fotos y hacerle una sesión digna de un cásting para perros. Hazle un primer plano que resalte su hocico o tómale una instantánea mientras corretea por un jardín persiguiendo… ¿qué es lo que persigue exactamente? Nunca te queda claro… Llévale a una de las estupendas playas de Barcelona y déjalo ser él mismo mientras juega con las olas que se acercan a la orilla. No pierdas ni un momento, cualquier detalle es bueno para reflejar el carácter de tu mascota.
Cuando tengas unas cuantas fotos buenas, tómate tu tiempo, elije la mejor y entra en la página de Royal Canin. Ten en cuenta que sólo está permitido enviar una foto por perro, así que tienes que estar seguro de tu elección.
Una vez en la web de esta marca de comida para perros deberás introducir tus datos personales y los de tu mascota. Antes de seguir adelante puedes echarles un vistazo a tus competidores.
La noticia ha calado entre los amantes de los perros y los afortunados dueños de uno de estos amiguitos con cuatro patas, por eso la web de Royal Canin ya está repleta de fotografías, cada una con su historia o comentario particular.
Y es que, además de los datos y la fotografía, te dan la oportunidad de que cuentes algo que hace a tu perro especial y diferente al resto. Puedes contarnos su historia, cómo os conocisteis, qué es lo que más le gusta o lo que mejor sabe hacer. Mucha gente también ha hablado de lo bien que se porta o ha contado alguna anécdota divertida.
Si tu perrito resulta elegido ganador serás el afortunado que reciba un año de alimentación gratis especial para perros pequeños, además del orgulloso dueño de un perrito de portada ¡Mucha suerte a todos!

Elegir el nombre de tu perro

Elegir el nombre de tu perro es un paso importante en vuestra relación, que tendrá consecuencias en su aprendizaje y comportamiento futuros. Los perros atienden a la llamada de su nombre y por eso en las guarderías para perros, los adiestradores más experimentados de Barcelona nos recomiendan seleccionar nombres que contengan una sílaba o dos a lo sumo.
Los nombres más largos no son prácticos, hacen más difícil al perro reaccionar ante una orden y además le pueden llevar a error si no entiende bien lo que le intentamos decir. No podemos olvidar que el can responde ante un sonido, no ante un significado. Es él el que elabora, a través del entrenamiento y aprendizaje, los significados que encierran nuestras llamadas y tonos.
Cuando queremos ponerle nombre a nuestro perro hay que considerar también su edad y experiencia como un factor a valorar. Si nuestra mascota es un cachorrito recién nacido podemos elegir prácticamente cualquier nombre que queramos. Pero si nuestro perro ya cuenta con una edad y ha tenido algún otro dueño, esto es, si ya tenía nombre antes de llegar a nosotros, no es recomendable cambiárselo.
Los responsables de una residencia canina de Barcelona nos hablan de casos de mal comportamiento de perros a los que se ha cambiado el nombre en alguna ocasión a lo largo de su vida.
Este hecho, nos dicen, incide directamente en su respuesta ante nuestras llamadas e instrucciones, que a veces pasan inadvertidas para el animal, que ha olvidado que ahora se le llama de otra forma diferente y no reacciona cuando oye su nuevo nombre.
Puede interpretarse como rebeldía o un carácter difícil, hay personas que lo achacan a una falta de adaptación, cuando en realidad se trata de una situación que han creado ellos y que les perjudica tanto como al animal. De hecho, la falta de reacción del can ante las peticiones de sus dueños genera frustraciones en estos últimos, que el perro puede interpretar erróneamente haciéndole presentir que algo no va bien.

Los gatos negros y la suerte

Los gatos negros son los favoritos de mucha gente por la perfección de su silueta estilizada, que sobre todo en movimiento, es de gran belleza. Su pelaje contrasta con los colores brillantes de sus ojos verdes o miel, generalmente. En Barcelona tenemos la suerte de contar con preciosos ejemplares de este tipo y no hay más que acercarse a las residencias felinas o de animales de la Ciudad Condal para poder conocer a más de uno.
Sin embargo aún hoy día hay personas que los consideran símbolo de mala suerte, pero ¿cuál es el origen de estos pensamientos? Realmente estos gatos siempre han levantado pasiones, positivas o negativas, pero su relación con la suerte viene de lejos.
Ya en el antiguo Egipto se les asociaba con la maternidad, la música, la danza y la alegría, por eso la diosa Baset, a la que se atribuyen las mismas cualidades, se representaba con un proporcionado cuerpo de mujer coronado por una sensual cabeza de gata.
También el pueblo romano creía en las bondades de este hermoso animal, por eso siempre llevaban a los gatos a las contiendas y eran como un guerrero más en los campos de batalla. Era tanta la devoción por este animal que sentían estos aguerridos luchadores que incluso promulgaron algunas leyes para protegerlos. Para los romanos, los felinos eran el equivalente simbólico a la victoria.
En la Europa Moderna los marineros y sus familias se sentían muy cercanos a los gatos puesto que consideraban que los protegían del mal y la desgracia. Así, tanto estos hombres como sus esposas se hacían acompañar de alguno durante las ausencias.
Pero no todo ha sido un camino de rosas para estos oscuros mininos, las tradiciones babilónica y hebrea los asociaban a las serpientes y su nefasta influencia en el hogar. Lo mismo sucedía y sucede en la India, donde se cree que la mala suerte puede llegar tras cruzarse con un gato negro.
Mucho después, en torno al siglo XVII, se comenzó a relacionar a los gatos negros con la brujería lo que provocó una verdadera masacre: torturas y decapitaciones felinas como consecuencia de la caza de brujas que se vivía en ese momento.
Fue gracias a Napoleón Bonaparte cuando se empezó a apaciguar este sentimiento de rechazo que la gente tenía por los gatos, al declarar él su amor por estos animales. Hoy día aún hay personas que creen que los gatos de color negro pueden traerles mala suerte, pero por suerte no toman represalias con ellos. De la misma manera, mucha gente está convencida de que si ven a uno les tocará la lotería… si no se es supersticioso, puestos a elegir, mejor quedarse siempre con lo positivo.