(+34) 93 779 03 11 info@fontfreda.net
Peleas de perros

Peleas de perros

Por desgracia las peleas de perros son una experiencia que algunos hemos sufrido al pasear con nuestra mascota, tanto si hemos sido alguno de los protagonistas del desagradable incidente, como si simplemente hemos sido testigos de lo ocurrido. Barcelona capital, al igual que otras ciudades españolas registra cada año cientos de situaciones que terminan en pelea de perros o a las puertas, y no todo el mundo sabe cómo reaccionar.

Para saber qué hacer ante una pelea de perros es importante conocer a nuestro perro, para poder detectar los síntomas unos momentos antes de que la pelea se desencadene, si es él el atacante. Si por el contrario nuestro perro es el atacado, puede suceder que no nos demos cuenta de la situación hasta segundos después de que se produzca la primera agresión.

Aunque son momentos de mucha tensión, no podemos olvidarnos de que las personas somos nosotros, por tanto debemos mantener la calma. Si nuestro perro es el dominante en la pelea, intentaremos llamarle al orden y si está bien adiestrado, debería obedecer a nuestra señal de inmediato.

Puede que no sea el caso, entonces necesitaremos actuar. Primero intentaremos sujetarle con ayuda del collar, y si no obtenemos resultados deberemos pasar a asir sus extremidades traseras y levantarlas del suelo, obligándole a mantenerse sólo sobre las delanteras y consiguiendo así que al concentrarse en mantenerse de pie se calme un poco. En cualquiera de los casos intentaremos alejarlo del otro perro, poniendo una distancia de seguridad entre ambos y evitando que tengan contacto visual si fuera posible.

Sin embargo, cuando nuestro perro es el agredido no podemos tomar ninguna medida que le deje a merced del otro perro, si su dueño todavía no ha tomado cartas en el asunto. Tratar de alejarnos y alejarle del lugar de la pelea y del otro perro puede ser una buena solución, aunque lo ideal sería contar con la colaboración de la otra parte. Si no aparece y no conseguimos librar a nuestro perro del ataque alejándonos del otro perro, podemos tener que intervenir, actuando sobre el animal atacante como se ha descrito anteriormente, pero extremando las precauciones, ya que podríamos resultar atacados también.

Restaurantes en Barcelona que admiten mascotas

Restaurantes en Barcelona que admiten mascotas

Si vives en Barcelona y tienes mascota, sea gato o perro, estás de suerte porque vas a poder  seguir saliendo a comer o cenar por ahí sin tener que preocuparte o sentirte culpable por dejar a tu amiguito solo en casa. Muchos restaurantes de la ciudad ofrecen la posibilidad de que acudáis todos juntos sin que nadie se tenga que quedar en casa… o en la puerta.

Se acabaron las pegatinas y carteles que rezaban: “perros no”; el futuro ya está aquí y la integración de las mascotas en nuestra vida urbana diaria es una realidad. Por eso hemos recogido algunos de los restaurantes de Barcelona que admiten mascotas, para que empieces a planificar vuestra próxima salida juntos.

En la zona de El Born están el Restaurante Reina y el Café Alsur. En la Barceloneta, otra zona con mucha marcha, se encuentra Can Solé, que ofrece cocina tradicional mediterránea, igual que el Barraval, que como se puede deducir por su nombre se ubica entre la zona de la Rambla y el Raval moderno.

La zona del Eixample es la que concentra un mayor número de restaurantes pet friendly: Cata 1.81, Thai Loounge y Le Petir Bergerac son tres lugares idóneos para disfrutar de cocina catalana, oriental fusión y francesa sin tener que despedirte de tu mascota en casa.

Si vives cerca del Paseo de Gracia, no te puedes perder el restaurante Roig Robí, donde disfrutarás de una exquisita selección de los mejor de la cocina típica catalana. En esta misma línea están Pati Blau, en Pedralbes, y La Font de Prades, en la zona de Sants – Montjuic.

También son buenas elecciones Via d’en Vicius, en Poble Sec, A Contraluz, en el área de Sarriá – Sant Gervasi o La Camarga.

Y para los amantes de lo exótico, no podía faltar un restaurante japonés, como el Hello Sushi que se ubica en Ciutat Vella.

 

Primera vacuna contra la Leishmaniosis

Primera vacuna contra la Leishmaniosis

Los días de la Leishmaniosis canina están contados, y es que las últimas noticias que nos llegan de la comunidad científica europea nos informan de que la vacuna que combate esta terrible enfermedad por fin ha llegado a Europa.

Hoy día existen millones de perros infectados por la Leishmaniosis en el continente europeo. La facilidad de transmisión y la dificultad de la prevención hacen que este parásito se considere como uno de los más escurridizos a los que nuestros canes pueden tener que hacer frente.

La zona mediterránea, debido a sus características condiciones climatológicas, es una de las zonas endémicas de esta enfermedad que se consideraba incurable hasta hace muy poco. Si bien es verdad, que detectada a tiempo podía mantenerse a raya, aunque no en el cien por cien de los casos.

Tras veinte años de investigaciones se ha logrado obtener una vacuna que garantiza su eficacia en el noventa y tres por ciento de los casos. Esto significa que una inmensa mayoría de los perros que la recibieron, consiguieron desarrollar una respuesta inmune celular suficiente para no desarrollar la enfermedad. Esta cifra supone un increíble paso adelante en la lucha contra la Leishmaniosis.

El hecho de que la vacuna esté dando tan buenos resultados en perros constituye un freno importante en el avance de esta enfermedad, ya que eran los canes los principales individuos portadores, tanto por su fisionomía como por sus costumbres.

Cuando la vacuna se empiece a hacer extensiva a toda la población canina lograremos disminuir notablemente el número de contagios en humanos y también en otros tipos de animales que también sufrían sus consecuencias.

Sin embargo, como la prevención nunca está de más conviene seguir observando las medidas mínimas de cautela que se recomiendan para evitar que el perro contraiga esta enfermedad, como evitar que duerma fuera de casa por la noche y minimizar los paseos después de la caída del sol. Las visitas periódicas al veterinario son otro punto importante que no nos puede faltar.

 

Razas de perros para gente mayor

Razas de perros para gente mayor

Hay veces que las personas mayores al quedarse viudas o al marcharse sus hijos deciden adquirir una mascota para cuidarla y  sentirse más acompañados. No todos los perros son iguales, y así como algunas razas destacan por su vitalidad o nerviosismo hay otras que presentan un carácter más tranquilo y sereno, más aptas para personas de edad más avanzada que no pueden estar todo el día corriendo detrás de su perro.

El Japanese Spaniel y el Maltés, además de ser unos perritos muy cucos, son tranquilos y fáciles de adiestrar. Tienen una imagen muy coqueta y  además son muy cariñosos.

Estos perros no son nada grandes, por lo que evitaremos riesgos de caída o lesiones, que un perro más grande podría provocar al dar un tirón al echarse a correr. Otra de sus características es su bonito pelaje, que permitirá a su dueño o dueña llevarlos muy guapos y presumir de perrito.

El Bichón Frisé es otro firme candidato, con su pelo rizado y sus brillantes ojos. También es pequeño y su comportamiento nunca decepciona. Puede ser un acierto con resultados positivos que notaréis desde el primer día.

Por último, no podemos cerrar esta clasificación de perritos chiquitines y educados sin incluir dos de los más salados: los Papillon y los Chihuahua. Ambos cuentan con unos importantes pabellones auditivos que les dan ese aspecto inocente y despierto que tanto nos gusta. Sobre todo los segundos, de cachorros son realmente pequeños y producen una gran ternura.

Ahora que ya tenéis una lista repleta de buenos candidatos, sólo os queda elegir al que creáis que más le va a gustar a tu madre y muy pronto comenzaréis a comprobar los beneficios de convivir con un animal.

 

 

El mosquito de la Leishmaniosis

El mosquito de la Leishmaniosis

La enfermedad conocida como Leishmaniosis, conocida en la zona mediterránea,  se produce por la picadura de un mosquito y sólo de esta manera, sin embargo, no es que el mosquito sea el portador de la enfermedad, sino que simplemente la porta tras haber picado a un perro que sí estaba contagiado.

Si os preguntáis cómo saber si vuestro perro la tiene para eso tendréis que fijaros en si presenta síntomas característicos de esta dolencia como son la súbita pérdida de peso, pérdida de densidad capilar, aumento de concentración de piel seca en las zonas sin pelo, pequeñas úlceras, fiebre, diarrea, hemorragias nasales, entre otros. También es verdad que al principio, durante el periodo de incubación, la enfermedad no se manifiesta, por eso su detección es más difícil y requiere de un análisis de sangre.

Por esto mismo es muy recomendable someter a los perros a reconocimientos completos al menos una vez al año, ya que la detección precoz implica un mayor porcentaje de recuperación.

Por otro lado también que es cierto que las personas pueden padecer esta enfermedad, pero no son sólo aquéllos que tienen perro sino cualquiera, especialmente las personas que por algún otro trastorno presentan un sistema inmunitario menos fuerte.