Mi gato no bebe agua

Mi gato no bebe agua

Los gatos suelen hacer gala de su personalidad y pocas veces podemos decidir por ellos, sin embargo hay ocasiones en que debemos actuar, sobre todo si observamos que nuestro gato no bebe agua.

A veces al minino le da por beber menos cantidad de lo que suele ser habitual en él y esta situación puede desembocar en casos más extremos, si se niega rotundamente a hidratarse en varias horas. Se han dado situaciones en que un gato no ha bebido agua en un día entero.

Las causas que pueden motivar este tipo de comportamientos son variadas y dependiendo de qué se trate deberemos actuar de una forma u otra para garantizar el bienestar de nuestro gato.

Podría tratarse de un simple capricho porque no sienta mucha sed, que no le guste el sabor del agua (si por ejemplo el agua del grifo es bastante dura y le sabe a metal) o que la encuentre demasiado caliente para lo que preferiría.

Cualquiera de estos motivos tendría una solución relativamente fácil. Podríamos filtrar el agua o añadirle algún cubito de hielo. Incorporar algo de agua proveniente de alguna de sus latas de comida también podría ayudar, al añadirle un poco de sabor extra.

No obstante, cuando el gato no bebe agua también puede ser un síntoma de que padece algún tipo de trastorno de salud. Problemas en los riñones, como piedras, o una infección de vejiga  podrían estar detrás de su falta de sed.

Si además de darnos cuenta de que nuestro gato bebe poca o nada de agua, notamos ciertos síntomas como mal aliento, sequedad nasal y bucal, falta de elasticidad en la piel y un comportamiento más decaído de lo habitual, deberemos llevarlo al veterinario para que después de practicarle un reconocimiento, nos informe del estado de salud de nuestro gato y nos indique un tratamiento.

 

Flores de Bach para perros

Flores de Bach para perros

La salud de nuestro perro no sólo depende de su estado físico, la psique también es un factor a tener en cuenta. En ocasiones nuestro perro puede mostrarse excesivamente nervioso, o temeroso. También hay muchos casos de perros solitarios, indiferentes, decaídos o que no se quieren separar ni un milímetro de su dueño. Las flores de Bach se nos presentan como una alternativa en alza para aportarle lo que necesita y ayudarle a encontrar el equilibrio en situaciones como éstas.

El perro no se siente siempre igual, y de la misma manera que los humanos podemos sufrir altibajos emocionales, los perros también pasan por distintas etapas, durante su entrenamiento, su senectud, sus primeros años, tras sufrir un accidente o tras superar una enfermedad.

En este tipo de momentos a veces no sabemos cómo actuar con ellos y, tras una visita al veterinario confirmamos que no hay ningún trastorno de salud detrás de sus desequilibrios emocionales. Puede ser un buen momento para comenzar a utilizar las flores de Bach.

Este sistema también se utiliza en humanos y está reconocido por la Organización Mundial de la Salud. Las flores de Bach son un método natural, elaborado a partir de distintas plantas y flores, por lo que siempre es aconsejable probarlo antes de plantearnos el medicar a nuestro perro con sustancias que incluyan elementos químicos.

Su eficacia está probada, tanto en personas como en perros, y su modo de empleo muy sencillo. Tan solo hay que añadir unas gotas de flores de Bach al agua que bebe nuestro perro en la medida en que nos haya sido recomendado.

Existen en el mercado al menos treinta y ocho tipos diferentes de flores de Bach que pueden ser administradas a perros, por lo que solamente tendremos que dar con el tipo más indicado a las necesidades de nuestra mascota.

Viajar con mascotas en low cost

Viajar con mascotas en low cost

Los viajes baratos en avión, la proliferación de vuelos low cost y las ofertas en viajes han hecho que nos movamos más que antes. Los destinos internacionales ya no tienen secretos para nosotros y parece que no tenemos límites a la hora de viajar. Pero ¿qué pasa con nuestras mascotas? ¿Podemos viajar barato en compañía de nuestro perro o gato?

La verdad es que no siempre es tan fácil como puede parecer. Por ejemplo, las aerolíneas estrella de las ofertas en vuelos, las irlandesas Ryanair, no permiten llevar animales de ningún tipo a excepción de los perros guía y sólo en ciertas rutas, ni siquiera en todos los desplazamientos de su catálogo de destinos.

Transavia ofrece más posibilidades y sólo exige que se lleve la documentación del animal en regla. Las vacunaciones, el pasaporte y el microchip son algunos de sus requisitos. Otro punto que no pasan por alto es la bolsa de transporte.

La bolsa de transporte para animales cuyos dueños quieran viajar a bordo de aviones de Transavia no pueden superar las medidas de 47x30x27 en centímetros. Deberán además poder cerrarse de forma completa y contar con aberturas para la ventilación suficientes. Espacio para permitir una cierta libertad de movimientos de nuestra mascota dentro de la bolsa y ventanillas de plástico que le permitan ver el exterior son algunos de los requisitos adicionales que la compañía exige.

Al igual que Ryanair, Easyjet no permite llevar animales en ningún vuelo. Se suman a la política de la compañía irlandesa y hacen una excepción en el caso de los perros guía, que sí están permitidos, aunque para que viajen a bordo es necesario que se avise con antelación suficiente, bien al hacer la reserva, bien contactando con el servicio de atención al cliente.

Por último, en Vueling te permiten viajar con hasta dos mascotas a bordo, eso sí, tanto si llevas una como si viajas con un par de ellas, deberás abonar un precio adicional al del total del billete. Dentro de su web, en el apartado que habla sobre las condiciones de transporte de animales podrás encontrar más información acerca de qué tipo de mascotas se aceptan  a bordo de sus aviones.

El cajón para gato

El cajón para gato

El cajón del gato es fuente de preocupaciones, aunque se trata de la única solución posible para que la convivencia de todos los habitantes de la casa sea higiénica. Una de las primeras decisiones que debemos tomar a este respecto tiene que ver con el tipo de relleno que pondremos en el cajón.

La arena de sepiolita es la más común. Su ventaja principal es su precio, se trata de la opción más barata, y lo sencilla que es de encontrar, ya que puede comprarse incluso en tiendas de bricolaje y decoración de jardín. La desventaja de este método es que su baja calidad hace que desprenda más residuo al aire, generando polvo y haciendo necesario renovarla cada día.

La arena aglomerada, generalmente elaborada a partir de bentonita, es una opción que nos lo pone más fácil a la hora de mantener limpio el cajón, ya que en contacto con algo húmedo se compacta, separándose del resto de terrones limpios, por lo que podemos localizar y retirar los desechos rápida y fácilmente. La desventaja de este material es que suelta aún más polvo que la opción anterior, ya que entre sus componentes suele contar con cuarzo o sílice.

El relleno biodegradable sería la alternativa más ecológica para el relleno del cajón de nuestro gato. Está compuesta de elementos vegetales y reciclados entre los que se encuentran la piel de naranjas o papel de periódico y las piñas procedentes de los pinos. Esta opción es significativamente más cara que las otras, aunque también es verdad que dura muchísimo más que los rellenos comentados anteriormente. Además es mejor para nuestro gato y para el medio ambiente.

Por último, el relleno de gel de sílice, el relleno de cajón de gato más polémico. Su absorbencia es mucho mayor que la de las opciones anteriores y además consigue neutralizar los olores procedentes de los excrementos del gato de forma totalmente efectiva. Sin embargo, no es la alternativa más responsable si pensamos en el medio ambiente y mucho menos en nuestro gato, ya que hay corrientes teóricas que defienden que esta sustancia puede ser cancerígena.

 

La alimentación de nuestro perro a examen

La alimentación de nuestro perro a examen

La alimentación de nuestro perro a examen. ¿Sabemos de verdad qué le conviene? No todos los alimentos son igual de beneficiosos para nuestra mascota y por eso la nutrición canina debe ser tomada en serio. Los defensores de la comida casera se apoyan en los efectos secundarios de los aditivos que incorporan los piensos para perros, para defender los beneficios de cocinar para nuestro can, pero todo tiene sus ventajas y sus desventajas.

Una de las desventajas de la comida casera es el mayor tiempo que se necesita para prepararla, ya que no se debe alimentar al perro por norma conforme a nuestros menús humanos, sino que hay que hacerle un menú a su medida que garantice que recibe la aportación necesaria de proteínas, fibra, vitaminas, etc.

Otro de los contras de responsabilizarnos de la comida que ingiere nuestro perro es que deberemos tener mucho cuidado con los huesos, ya que pueden causarle atragantamientos, heridas bucales o daños en los dientes.

La alimentación industrial no es tan natural como desearíamos. También es verdad que no se puede generalizar, pero para eso están las etiquetas. Una lectura rápida nos dará la información necesaria acerca de qué aditivos incorpora en su receta y en qué cantidades.

Deberemos analizar estas cifras y sacar conclusiones ya que algunos de ellos pueden tener efectos muy adversos en la salud de nuestro perro. Por ejemplo, la Etoxiquina podría causar cáncer, alergias o inmunodeficiencias y algunos tipos de Glicol pueden provocar problemas en la piel.

Pero no hay que ser tan rebuscados, ya que componentes con nombres tan conocidos y aparentemente inocuos como la sal y el azúcar añadidos, pueden ser los responsables de la aparición de problemas de riñón y/o corazón o artritis y/o diabetes, respectivamente.

Al final cada cual tiene que tomar una decisión y optar entre la comida preparada o la casera. También se puede alternar, con lo que podemos tratar de quedarnos sólo con lo mejor de cada una. En cualquier caso, lo importante si se tiene dudas es consultar con un especialista y nunca experimentar con un tema tan serio.

Chuches al gato

Chuches al gato

Muchos dueños de gatos tienen dudas acerca de cuándo pueden darles chucherías a sus mininos y en qué momentos es conveniente dar un premio a sus gatos. Inquietudes de este tipo son muy razonables y demuestran que para nosotros, la salud de nuestro gato es fundamental y queremos verlo sano y contento.

En primer lugar, hay que saber que uno de los momentos más indicados para darle premios o chucherías a nuestro gato es durante la fase de adiestramiento. Mientras entrenamos a nuestro gato habrá ocasiones en que tendremos que hacerle ver lo que está bien y lo que está mal, lo que nos gusta y los que no. Los premios son el recurso perfecto para ello.

Al darle una chuchería a nuestro gato en pleno proceso de adiestramiento por una parte le ayudamos a comprender lo que tratamos de explicarle y por otra le recompensamos por sus decisiones y comportamientos acertados. Es la forma más elemental de refuerzo positivo y da muy buenos resultados con todo tipo de animales.

Otro momento de nuestra vida con un gato en que es buena idea darle chucherías es si en nuestro hogar se produce una de esas situaciones en las que de repente pasamos a ser uno más. Ya sea por la llegada de un bebé o una nueva mascota. Al premiar al gato le damos a entender nuestro aprecio y mantenemos esa complicidad que siempre hemos tenido con él. Le ayudamos a no sentirse desplazado ya darse cuenta de que aunque seamos más le seguimos queriendo igual.

Y por supuesto, también podemos dar premios a nuestro gato porque sí, porque queremos, porque nos encanta y por lo guapo que es. Estas pequeñas recompensas son muy saludables para el gato y para nuestra relación con él, por eso no podemos olvidarnos de tener de vez en cuando estos detalles con él.