Si te tienes que separar temporalmente de tu perro y no sabes con quien dejarlo durante tu ausencia, las residencias caninas son una buena solución. Para que la experiencia no resulte traumática para el animal, debemos buscar residencias caninas con unas buenas instalaciones y personal cualificado para cuidar a tu mascota.
¿Cómo escoger las residencias caninas?
Visite las residencias caninas con el animal ante su mascota. Podrá ver cómo se encuentran los animales hospedados y como responde su perro al entorno. Es importante que las jaulas tengan el espacio suficiente para poder moverse en libertad, además de estar limpias y ventiladas. Las residencias caninas también deberán disponer de espacio para que su mascota pueda correr y jugar en libertad.
¿Qué deben tener las residencias caninas?
Es importante que en las residencias caninas se ajusten a la dieta nutritiva de su perro según edad, raza y tamaño del animal. La calidad del agua también es un factor a tener en cuenta.
Indica a los responsables de las residencias caninas el carácter de tu mascota: si es un animal social, juguetón, acostumbrado a estar con otros perros, etc. Cuando más detallada sea la descripción, más fácil será para los cuidadores ofrecerle a tu animal una buena estancia.
¿Qué hacer cuando recojas tu mascota?
Puede darse que su mascota se muestre huraña después de unos días de estar separados. Préstale la atención adecuada y la relación volverá a ser la de antes.
Cuando recojamos a nuestro perro de una residencia canina debemos fijarnos en el estado de sus uñas y diente. Así podremos comprobar si ha recibido los cuidados adecuados.
¿Qué necesita mi perro para ir a residencias caninas?
Consultar con antelación si hay plazas en las residencias caninas. Nuestro animal deberá tener la cartilla en regla para poder.