Terminado el verano y con ello la idea de que ya no estarán los temidos parásitos, nos podemos encontrar una sorpresa, pensando que todo habia terminado y que ya no nos hacen falta más los collares y las pipetas protectoras.
Algunas veces nuestras mascotas se encuentra mal, han perdido peso, tienen subidas y bajadas de fiebre muy alta, se ponen anémicos, están como mareados…

Esto puede ser debido simplemente a que ha picado una garrapata infectada, como puede ser el caso de las Erlichias.

Un descuido con un buen control en el cuidado de nuestra mascota, nos puede llevar al sufrimiento de nuestro animal o en el peor de los casos incluso a perder la vida de nuestro querida mascota.

El tratamiento es muy simple y normalmente se recuperan muy rapido, pero hay que estar atento para darse cuenta de lo que puede estar pasando, y nuestra recomendación es ante la duda ponerse en manos de profesionales.

El veterinario actuará con un simple análisis de sangre, revisando el estado de los leucocitos, tras lo cual, en función de la sintomatología del animal deducirá el problema que está pasando.

El tratamiento con antibióticos, en estos casos vibracina capsulas o jarabe sera lo mas indicado.