(+34) 93 779 03 11 info@fontfreda.net

Como muchos dueños de perros saben, la Ley de Costas en vigor en nuestro país prohíbe a los animales acceder a las playas españolas. También es verdad que aunque no se puede hablar de que haya claras excepciones, sí que hay momentos, lugares y formas de poder ir a la playa con tu perro tranquilamente.

Acudir a la playa fuera de la temporada alta. El turismo es uno de los motores económicos de España y por eso en los momentos de mayor afluencia de visitantes a las zonas costeras suele haber un mayor control de las playas. Pasear por una playa en pleno agosto a media mañana con nuestro perro puede ser una utopía, por eso lo mejor es limitar nuestras visitas a la playa al invierno, donde con mayor seguridad no tendremos problemas o incluso a la primavera o el otoño, si sabemos elegir bien.

El horario también importa. Incluso las playas más solicitadas de nuestro país se vacían cuando se acerca la noche. En ese momento podemos aprovechar para dar un paseo con nuestro perro sin que nadie nos llame la atención.

El tipo de playa que elijamos también es importante. Normalmente, las playas que se ubican en las localidades están más controladas que las que hay lejos de ellas. Lo mismo sucede si comparamos una playa grande con una pequeña, o una de arena con una de roca. Elegir bien puede ayudarnos a dar ese deseado paseo por la playa con nuestro perro.

En cualquier caso, siempre deberemos llevar al perro atado, como mínimo, y con bozal, mejor aún; de esta forma no estamos incumpliendo otro tipo de normativas que nos responsabilizan de lo que haga nuestra mascota. Por supuesto no hay que olvidarse de las bolsas para recoger los excrementos.

Si decidimos pasar una jornada en playa acompañados por nuestro perro, deberemos situarnos en algún lugar que nos permita atar la correa o, si no lo hay, llevarlo nosotros mismos. Por ejemplo hacernos con un poste de madera y clavarlo bien en la arena, amarrando a él la correa de nuestro perro, para que no pueda andar suelto sino sólo cuando nosotros lo acompañemos en su paseo.